Nuestro proyecto se basa en la TEORIA DE LAS VENTANAS ROTAS .
¿Has oído alguna vez hablar de ella?  Es una teoría sobre el contagio de las conductas  incívicas.
Philip Zimbardo, psicologo de la Universidad de Stanford realizó un experimento : abandonó un coche con las placas de matrícula arrancadas y las puertas abiertas en uno de los barrios más conflictivos de Nueva York, el Bronx, Quería ver que pasaba con el coche y ……a los 10 minutos, empezaron a robarlo por partes. A los tres días no quedaba nada de valor y luego  lo destrozaron y le prendieron fuego.
La segunda parte del experimento fue abandonar otro coche, en parecidas condiciones, en un barrio rico de Palo Alto, California. Durante una semana el coche siguió intacto. Entonces, Zimbardo dio un paso más, y machacó algunas partes de la carrocería con un martillo. Debió de ser la señal que los honrados ciudadanos de Palo Alto esperaban, porque al cabo de pocas horas el coche estaba tan destrozado como el del Bronx.
Este experimento es el que dio lugar a la teoría de las ventanas rotas, elaborada por James Wilson y George Kelling: si en un edificio aparece una ventana rota, y no se arregla pronto, inmediatamente el resto de ventanas acaban siendo destrozadas por los vándalos. ¿Por qué? Porque?.  Porque la ventana rota envía un mensaje: aquí no hay nadie que cuide de esto.
Nuestro ayuntamiento conoce bien este problema y pelea con los escasos medios de que dispone para mantener en buenas condiciones el pueblo. Pero no puede poner detrás de cada uno de nosotros un policía. Cuando aparece un banco roto, una farola apedreada o grafitos en edificios públicos o privados intenta arreglarlo pero esto implica un coste muy elevado tanto de dinero como de personal que es imposible mantener.
Desgraciadamente las conductas incivilizadas se contagian a una velocidad sorprendente y las personas más civilizadas y educadas se retraen. En estos casos, ni la policía ni los servicios de limpieza del Ayuntamiento pueden hacer nada, como ocurría en el caso del coche abandonado, de los grafitos o de la suciedad en las calles. La solución corresponde a los ciudadanos mismos,  contribuyendo a mantener la ciudad limpia, el mobiliario cuidado, los jardines en buen estado, etc.
A nosotros nos corresponde recuperar las conductas cívicas y morales en la familia, en el trabajo, en los bares, etcétera.
¿Te gustaría que todos rompiesen los coches, pintasen las paredes, rompieran las farolas, orinaran en las calles, tiraran los papeles al suelo, escupieran…..?
El Área de Cultura tiene también responsabilidad sobre este tema por lo que pensamos contribuir con este proyecto que  pretende a través de un cortometraje concienciar a los algodonaleños sobre la importancia de mantener nuestro entorno cuidado ya que esto repercute en nuestra economía, nuestra autoestima como pueblo, nuestra cultura y nuestra imagen de cara al exterior.

Área de Cultura del Ayuntamiento de Algodonales . Contacto